FACILITACIÓN DE PROCESOS DE AUTOINDAGACIÓN Y CAMBIO A TRAVÉS DEL PERDÓN NO DUAL

El sufrimiento tiene su sentido profundo cuando escucho el mensaje que trae. Cuando sufro nunca es por la causa que creo. Solo estoy viendo los efectos de una causa inconsciente, y por lo tanto, de una causa que ignoro.

Todo comienza con la percepción que tengo del exterior. Esta percepción es interpretada en base a mi sistema de creencias, por lo tanto, hago un juicio sobre lo que está ocurriendo, interpreto el hecho, el suceso. Al juzgarlo como negativo, lo rechazaré y me sentiré culpable y separado. Aquí comienza mi sufrimiento.

Cómo funciona la psique? Cual es su mecanismo?

Todo lo que percibimos fuera, en el exterior, son los efectos de una causa que no conozco y que se encuentra oculta en mi subconsciente. La causa siempre está dentro y el exterior me muestra los efectos de mi creencia.

A lo largo de mi vida he ido forjando una serie de estrategias para conseguir la aprobación del otro y sentirme completo porque mi identidad está basada en algo limitado, solo y aislado.

Esta idea que tengo sobre mí es a la que llamamos “yo, ego, personaje o personalidad”. Todo esto es un programa carente y separado de la Plenitud de Vida que realmente Soy. Mi verdadera naturaleza no está separada, forma parte del juego Unitario del que Todos participamos. Yo Soy la Vida misma.

Cuando el personaje/ego siente una emoción, nos está indicando que antes hubo un pensamiento que la generó. Un pensamiento al que creí como verdadero, me identifiqué con el, me sentí él, y decidí vivirlo en mi experiencia para constatarlo. Por lo tanto,tendré un comportamiento específico que responda a ese pensamiento inicial o idea que yo tengo acerca de mí ,que me estoy creyendo y me está dando identidad.

Por esto, cuando yo percibo cualquier cosa que no me gusta fuera, solo estoy percibiendo los efectos de una causa que se encuentra encerrada en el inconsciente, algo que no estoy viendo, que he rechazado, algo que me está separando de mí porque considero que no es digno de ser vivido, no digno de ser sentido y lo guardo “debajo de la alfombra” para no verlo ni sentirlo.

Esto va a tener efectos en mi vida. Todo aquello que he negado me genera culpa inconsciente que será proyectada hacia fuera porque “pesa mucho y me la quiero quitar de encima”… Entonces, “Tú serás la causa de mi mal estar”.

“Estoy siendo el emisor de la película que veo fuera”.

Al creerme los pensamientos y creencias que me he forjado estoy creyendo en una falsa identidad, en una idea carente y limitada acerca de Quien Soy y esto se reflejará en el exterior, generando situaciones que corroboren esto que estoy pensando sobre mí.

Si queremos realmente dejar de repetir historias y sanar la mente, necesito hacerme RESPONSABLE de mi propia experiencia. Responsable que no culpable. Hacerme responsable de lo que siento y pienso. Cuestionando a el “cuerpo-mente” para poder llegar a la Verdad.  Abrazaré mis emociones y mis ideas, no rechazaré nada y desde este abrazo y observación consciente y sin juicio, empezaré a Ver y Sentir de otra manera. Mi percepción acerca del mundo  va cambiando. Empezaré a descansar en la Paz que Soy y a sentirme Uno con la Vida, a sentir el Amor que Todo lo mueve y del que formo parte porque Yo Soy.

El puente que lleva de lo falso a lo real es el Perdón. A través de este proceso elijo soltar el antiguo sistema de pensamiento basado en un ego sufriente por un nuevo sistema de pensamiento basado en el Amor, la Confianza y la Unidad.

El perdón me ayuda a liberar todo juicio de mi mente para poco a poco incluir todo lo que ocurre en mi experiencia. No rechazo nada de lo que pase porque eso también forma parte de mi momento y de mi vida. Esto que se está dando “está en mi cuadro”. Elijo vivir el momento presente abriéndome a él y en aceptación total porque así ya está ocurriendo.

Me entrego. Me doy y recibo la relación con la Vida.

Cuando me voy entregando a este nuevo espacio, el yo pequeño y carente va dando paso a un espacio más amplio donde empiezo a reconocerme sin culpa, sin historia de sufrimiento.

El perdón es deshacer toda ilusión en mi mente. Es descubrir que no estoy separado de nada, que puedo amarlo Todo porque Yo Soy el Todo.

Es un camino de reconocimiento de la VERDAD. Un despertar consciente donde empiezas a ser un instrumento a través del cual la Vida se expresa.

Precio: 50 euros cada sesión semanal/1 hora y 15 minutos.
Contacta conmigo: 633252278.

PRESENCIAL Y ON LINE.